image

DEFINICIÓN DEL PROBLEMA

Muchas de las causas que producen el trastorno del habla y del lenguaje pueden ser corregidas si se detectan y tratan correctamente.

SEGUIMIENTO

Deberán evaluarse los niños en sus controles de salud y remitirse si presentan alguna de los siguientes indicadores:

Primer año de vida.

  • Deficiente balbuceo.
  • Pobre contacto con los adultos.
  • Sospecha de afectación de la audición.
  • Pobre desarrollo de los reflejos, del sentido de la orientación, del reflejo de la capacidad de succión y dificultades en la alimentación.
  • Freno lingual corto.

Niños de 2 a 3 años.

  • Ausencia de emisión de palabras o intentos de emisión o ausencia de expresión gestual.
  • Escasa capacidad de comprensión.
  • Interacción defectuosa con el niño.
  • Habla o lenguaje incomprensible a los dos años.

Niños de 3 a 4 años

  • Habla defectuosa o pobre: Palabras largas acortadas, cambio de posición de sílabas en las palabras.
  • Errores gramaticales groseros
  • Vocabulario pobre, escasa capacidad para encontrar términos
  • Mantenimiento del lenguaje propio de forma sostenida
  • Incapacidad para prestar atención
  • Tartamudeo que persiste más allá del tartamudeo fisiológico (alrededor de los 3 años)

Niños de 5 a 6 años.

  • Errores al pronunciar (r,s,l,..) en el momento de ingresar en primaria.
  • Habla poco fluida.
  • Lenguaje escasamente desarrollado para su edad.

Niños entre 7 y 14 años

  • Cualquier trastorno de lenguaje si fue estudiado anteriormente

Compartir artículo: