image

Los alimentos con cualidades anticancerosas

Documentación adaptada desde www.galiciacancer.com


La dieta anticáncer se compone principalmente de verduras y legumbres acompañadas de aceite de oliva.

Lista de alimentos recomendados

TÉ VERDE

Rico en polifenoles, que reduce el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, necesarios para el desarrollo del tumor. Es además un potente antioxidante y desintoxicante, ya que activa las enzimas del hígado que eliminan las toxinas del organismo, y facilita la muerte de las células cancerosas por apoptosis. En el laboratorio se ha comprobado que potencia los efectos de la radioterapia.

El té verde japonés es aún más rico en EGCG que el té verde chino. El té verde debe dejarse en infusión entre cinco y ocho minutos como mínimo para que libere las catequizas.

CÚRCUMA Y CURRY

La cúrcuma (el polvo amarillo que constituye uno de los ingredientes del curry amarillo) es el antiinflamatorio natural más potente identificado a fecha de hoy. Además ayuda a estimular la apoptosis de las células cancerosas y a inhibir la angiogénesis (formación de nuevos vasos). En el laboratorio se ha comprobado que potencia la efectividad de la quimioterapia y que reduce el crecimiento del tumor.

JENGIBRE

La raíz de jengibre actúa también como potente antiinflamatorio y antioxidante, más eficaz que la vitamina E. Actúa contra determinadas células cancerosas. Ayuda a reducir la creación de nuevos vasos sanguíneos.

VERDURAS CRUCÍFERAS

La col (en sus variedades: coles de Bruselas, bok choy, repollo chino, brécol, coliflor, etc.) contienen sulforafano e indo-3-carbinoles (I3C), dos poderosas moléculas anticáncer, capaces de eliminar ciertas sustancias cancerígenas. Impiden que las células precancerosas se conviertan en tumores malignos, promueven la apoptosis de las células cancerosas y bloquean la angiogénesis.

AJO, CEBOLLA, PUERRO, CHALOTA, CEBOLLETA

Los compuestos azufrados de esta familia (la familia de las Liliáceas) reducen los efectos cancerígenos de las nitrosaminas y de los compuestos n-nitroso, que se generan en la carne asada, frita, quemada. Promueven la apoptosis en el cáncer de colon, mama, pulmón y próstata. Además, todas ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre, lo cual a su vez reduce la secreción de insulina y de IGF y, por ende, el crecimiento de las células cancerosas.

También formarían parte de los prebióticos, es decir contienen polímeros de fructosa, que estimulan el desarrollo de las bacterias prebióticas. Junto a los espárragos, el plátano y el trigo

VERDURAS Y FRUTAS RICAS EN CAROTENOIDES

Las zanahorias, la batata, el calabacín amarillo, la calabaza, ciertas variedades del calabacín naranja, el tomate, el caqui, los albaricoques, la remolacha y todas las frutas de color (naranja, rojo, amarillo, verde) contienen vitamina A y licopeno, con capacidad comprobada de inhibir el crecimiento de las células tumorales, algunas especialmente agresivas como las de los gliomas.

La luteína, el licopeno, el fitoeno y la cantaxantina estimulan el crecimiento de las células inmunitarias e incrementan su capacidad de atacar las células de los tumores. Hacen que las células NK (destructoras de células cancerosas) resulten más agresivas.

EL TOMATE Y LA SALSA DE TOMATE

Se ha comprobado que el licopeno del tomate tiene que ver con una mayor supervivencia en aquellos casos de cáncer de próstata en que el hombre consume salsa de tomate en dos comidas a la semana.

SOJA

Las isoflavonas de la soja (como la genisteína, la daidzeína y la gliciteína, entre otras) bloquean la estimulación de las células cancerosas por las hormonas sexuales (los estrógenos y la testosterona). También intervienen bloqueando la angiogénesis.

Atención: Los suplementos de soja (en forma de píldoras o comprimidos) se han asociado a agravamiento de ciertos cánceres de mama. No es el caso de la soja ingerida como alimento.

Se recomienda no consumir alimentos a base de soja durante un tratamiento de quimioterapia con Taxol.

SETAS

La shiitake, maitake, enoki, cremini, portobello, seta común y la seta de cardo contienen todas ellas polisacáridos y lentinano, que estimulan la reproducción y la actividad de las células inmunes.

HIERBAS Y ESPECIAS

Las hierbas empleadas en la cocina (romero, el tomillo, el orégano, la albahaca, la hierbabuena, etc.), son muy ricas en aceites esenciales de la familia de los terpenos, a los que deben su fragancia. Promueven la apoptosis de las células cancerosas y reducen su expansión al bloquear las enzimas que necesitan para invadir tejidos cercanos.

El carnosol del romero es además un potente antioxidante y antiinflamatorio.

El perejil y el apio contienen apigenina, un antiinflamatorio que promueve la apoptosis y bloque la angiogénesis.

ALGAS

Muchas variedades de algas comestibles que se consumen contienen moléculas que frenan el crecimiento del cáncer, sobre todo el de mama, próstata, piel y colon.

La fucoidina, ayuda a provocar la muerte celular por apoptosis y estimulan las células inmunes (como las Natural Killer). La fucoxantina es el ingrediente que confiere tonalidad marrón a determinadas variedades de algas. Se trata de un carotenoide (de la misma familia que el licopeno de los tomates) y es aún más efectivo que esté en su capacidad para inhibir el crecimiento de las células de cáncer de próstata.

Las algas marrones alargan el ciclo menstrual gracias a su efecto antiestrógenos. La nori es una de las extremadamente raras especies vegetales que contienen ácidos grasos omega-3 en cadenas largas –las más eficaces contra la inflamación, e indispensables para el adecuado funcionamiento de las neuronas.

Son ricas en SELENIO que es un oligoelemento que estimula las células inmunes y en especial las NK. Por otra parte, el selenio potencia los efectos de los mecanismos antioxidantes del organismo.

LOS ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3

Los omega-3 de cadena larga, presentes en los pescados grasos reducen el crecimiento de las células cancerosas en gran variedad de tumores (de pulmón, mama, colon, próstata, riñón, etc.).

Las mejores fuentes de pescado graso son los de menor tamaño, con las anchoas enteras, la caballa y las sardinas (incluidas las enlatadas, siempre que estén conservadas en aceite de oliva y no en aceite de girasol, excesivamente rico en omega-6).

El salmón también es una buena fuente de omega-3.

El pescado congelado va perdiendo poco a poco su contenido en omega-3 a lo largo del proceso de conservación.

Contenido de omega-3 en el pescado
Tipo de pescado Gramos de EPA+DHA por cada 85g de ración de pescado (lista para comer) o por cada g de aceite de pescado Cantidad que hay que ingerir al día (onzas de pescado, gramos de aceite) para obtener 1 g de EPA+DHA
Atún
Blanco, enlatado con agua escurrido 0,73 0,24-1,28
Fresco 0,24-1,28 2,5-12
Sardinas 0,98-1,70 2-3
Salmón
Atlántico de piscifactoría 1,09-1,83 1,5-2,5
Atlántico salvaje 0,90-1,56 2-3,5
Caballa 0,34-1,57 1-8,5
Arenque
Del Pacífico 1,81 1,5
Del Atlántico 1,71 2
Trucha (arco iris)
De piscifactoría 0,98 3
Salvaje 0,84 3,5
Fletán 0,40-1,00 3-7,5
Bacalao
Del Pacífico 0,13 23
Del Atlántico 0,24 12,5
Abadejo 0,20 15
Siluro
De piscifactoría 0,15 20
Salvaje 0,20 15
Platija / Lenguado 0,42 7

Existen dos ácidos grasos poliinsaturados (AGP) que el cuerpo no puede producir: el ácido linoleico y el ácido alfa linolénico. Deben obtenerse de la dieta y se conocen como ácidos grasos esenciales. Una vez en el cuerpo, se pueden convertir en otros AGP, como el ácido araquidónico, ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexanoico (DHA). En el cuerpo, los AGP son importantes para mantener las membranas de todas las células, para producir las prostaglandinas que regulan muchos procesos corporales, por ejemplo, la inflamación y para la coagulación de la sangre. Asimismo, las grasas son necesarias en la dieta para que las vitaminas liposolubles de los alimentos (A, D, E y K) puedan ser absorbidas y para regular el metabolismo del colesterol.

LA VITAMINA D

Una administración de vitamina D reduce de manera considerable el riesgo de padecer toda una serie de cánceres (en más de 75 por 100 con una ingesta diaria entre 1.000 y 2000 UI de la forma 25 Hidroxivitamina D). Los alimentos de más vitamina D contienen son:

  • el aceite de hígado de bacalao (1.460 UI por cada cucharada sopera)
  • el salmón (360 UI por cada 100g)
  • la caballa (345 UI por cada 100g)
  • las sardinas (270 UI cada 100 g)
  • y las anguilas (200 UI por cada 100 g).

La leche enriquecida con vitamina D contiene tan solo 98 UI por vaso; Un huevo contiene 25 UI y 100 g de hígado de ternera contienen 20 UI.

LOS PROBIÓTICOS

Los probióticos, bacterias “amigas”, ayudan a hacer la digestión y facilitan la motilidad intestinal. Además, desempeñan un papel importante de estabilización de sistema inmune. Entre las más comunes están el lactobacillus acidophilus y el lactobacillus bifidus.

Se ha demostrado que estas dos bacterias probióticas inhiben el crecimiento de las células de cáncer de colon. Además, al facilitar la motilidad intestinal, y reduce el riesgo de cáncer de colon ya que los intestinos quedan expuestos menos tiempo a las sustancias cancerígenas. Por ello, los probióticos cumplen también un papel de desintoxicación.

Los yogures orgánicos y del kéfir son buenas fuentes de probióticos.

LAS FRUTAS ROJAS

Las fresas, las frambuesas, los arándanos, las moras contienen ácido elágico, así como gran cantidad de prolifenoles, que estimulan los mecanismos de eliminación de sustancias cancerígenas e inhiben la angiogénesis. Además, las antocianidinas y proantocianidinas promueven la apoptosis de células cancerosas.

LOS CÍTRICOS

Las naranjas, las mandarinas, el limón y el pomelo contienen flavonoides antiinflamatorios. Además, estimulan la desintoxicación de sustancias cancerígenas por parte del hígado.

Se ha demostrado que los flavonoides de la piel de la mandarina (llamados tangeritina y nobiletina) sobre gliomas malignos, facilitan su muerte por apoptosis y reducen su capacidad de invadir tejidos cercanos

EL ZUMO DE GRANADA

Sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes ya son conocidas, así como su capacidad para reducir sustancialmente el desarrollo del cáncer de próstata

EL VINO TINTO

El vino tiento contiene muchos polifenoles, entre otros el célebre resveratrol. Estos polifenoles se extraen en la fermentación. De ahí que su concentración sea mucho mayor en el vino que en el zumo de uva.

El resveratrol actúa en unas enzimas llamadas sirtuinas, conocidas por su poder de protección de las células sanas contra el envejecimiento. También puede frenar las tres fases del desarrollo del cáncer (iniciación, promoción y progresión) al bloquear la acción del NF-kappaB.

EL CHOCOLATE NEGRO

El chocolate negro, con más de un 70 por 100 de cacao, contiene gran cantidad de antioxidantes, proantocianidinas y muchos polifenoles (una onza de chocolate contiene el doble que un vaso de vino tinto, y casi tantos como una taza de té verde adecuadamente prepardo). Estas moléculas frenan el crecimiento de las celulas cancerosas y limitan la angiogénesis.

Atención: Mezclar chocolate con productos lácteos anula los efectos beneficiosos de las moléculas del cacao. Evitar la leche con cacao.

Bibliografía

  1. H. Kikzaki Y N. Nakatani, “Antioxidant effects of some Ginger constituents”, Journal of food science 58 (6), 1993, pags. 1407-1410.
  2. H.-Y. Zhou, J.-K. Shen, J. –S. Hou, Y.-M. Qiu y Q.-Z..Luio, “Estudio experimental sobre la apoptosis inducida por elemene en células de gioma”, Aizbeng 22 (9), 2003, págs. 959-963.
  3. K. Jaga y H. Duvvi, “Risk reduction for DDT toxicity and carcinogenesis through dietary modification”, Journal of the Royal Society of Health 121 (2), 2001, págs. 107-113.
  4. C.M. cover, S.J.Hsieh, E.J. Cram y otros, “Indole-3-carbinol and tamoxifen cooperate to arrest the cell cycle of MCF-7 human breast cancer cells”, Cancer Research 59 (6), 1999, págs. 1244-1251.
  5. L. Gamet-Payrastre, P. Li, S. Lumeau y otros, “Sulforaphane, a Naturallya Occurring Isothiocyanate, Induces Cell Cycle Arrest and Apoptosis in HT29 Human Colon Cancer Cells”, Cancer Research 60 (5), 2000, págs. 1426-1433.
  6. D. Ingram, “Diet and subsequent survival in women with breast cancer”, British Journal of Cancer 69 (3), 1994, págs. 592-595.
  7. J. M. Chan, C.N. Holick, M. F. Leitzmann y otros, “Diet after diagnosis and the risk of prostate cancer progression, recurrence, and death (United States)”, cancer Causes & Control 17 (2), 2006, págs. 199-208.
  8. H. Maruyama, H. Tamauchi, M. Hashimoto y T. Nakano, “Antitumor activity and immune response of Mekabu fucoidan extracted from Sporophyll of Undaria pinnatifida”, In Vivo 17 (3), 2003, págs. 245-249.
  9. J. Shimizu y otros, “Proportion of murine cytotoxic T cells is increased by high molecular-weight fucoidan extracted from Okinawa mozuku ) Cladosiphon okamuranus)” Journal of Health Sciences 51, 2005, págs. 394-397.
  10. M. Gago-Domínguez, J. Yuan, C. Sun, H. Lee y M. Yu, “Opposing effects of dietary n-3 and n-6 fatty acids on mammary carcinogenesis: The Singapore Chinese Health Study”, British Journal of Cancer 89 (9), 2003, págs.1686-1692.
  11. S.L. Goodstine, T. zheng, T.R. Holford y otros, “Dietary (n-3), / (n-6), fatty acid ratio: possible relationship to premenopausal but not postmenopausal breast cancer risk in U.S. women”, Journal of Nutrition 133 (5), 2003, págs. 1409-1692.
  12. M. Leitzmann, M. Stampfer, D. Michaud y otros, “Dietary intake of n-3 and n-6 fatty acids and the risk of prostate cancer”, American Journal of Clinical Nutrition 80, 2004, págs. 204-216.
  13. M. Hedelin, “Association of frequent consumption of fatty fish with prostate cancer risk is modified by COX-2 polymorphism”, International Journal of Cancer 120 (2), 2006, págs. 398-405.
  14. T. Norat, S. Bingham, P. Ferrari y otros, “Meat, fish, and colorectal cancer risk: the European Prospective Investigation into cancer and nutrition”, Journal of the National Cancer Institute 97 (12), 2005, págs.906-916.
  15. P. Terry, A. Wolk, H. Vainio y E. Weiderpass, “Fatty fish consumption lowers the risk of endometrial cancer: a nationwide case-control study in Sweden”, Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 11 (1), 2002, págs. 143-145.
  16. P. Terry, P. Lichtenstein, M. Feychting, A. Ahlbom y A. Wolk, “Fatty fich consumption and risk of prostate cancer”, Lancet 357 (9270), 2001, págs. 1764-1766.
  17. L. T. Hooper, R. Thompson, R. Harrison y otros, “Risks and benefits of omega 3 fats for mortality, cardiovascular disease, and cancer: systematic review”, British Medical Journal 332, 2006, págs. 752-760.
  18. C.H. MacLean, S.H. Newberry, W.A. Mojica y otros, “Effects of omega-3 fatty acids on cancer risk: a systematic review”, JAMA 295 (4), 2006, págs. 403-415.
  19. M. P. Rayman, “ The importance of selenium to human health”, Lancet 356 (9225), 2000, págs. 233-241.
  20. L. Kiremidjian-Schumacher, M. Roy H.I. Wishe, M. W. Cohen y G. Stotzky, “ Supplementation with selenium and human immune cells functions. II. Effect on cytotoxic Lymphocytes and natural killer cells”, Biological Trace Element Research 41 (1-2), 1994, págs. 115-127.
  21. J. M. Lappe, K. Travers-Gustafson, K. M. Davies, R.R. Recker y R. P. Heaney, “Vitamin D and Calcium supplementation reduces cancer risk: results of a randomized trial”, American Journal of Clinical Nutrition 85, 2007, págs. 1586-1591.
  22. “La Socété canadienne du cancer annonce ses recommandations concernant la vitamine D”, Canadian Cancer Society, 2007.
  23. I. Wollowski, G. Rechkemmer y B. L. Pool-Zobel, «Protective role of probiotics and prebiotics in colon cancer», American Journal of Clinical Nutrition 73 (2), 2001. 415S-455S.
  24. A.K. Traphdar, M. Roy y R.K. Bhattacharya, “Natural products as inducers of apoptosis: Implication for cancer therapy and prevention”, Current Science 80, 2001, págs.1387-1396.
  25. H.K. Rooprai, A. Kandanearatchi, S.L. Maidment y otros, “Evaluation of the effects of swainsonine, captopril, tangeretin and nobiletin on thebiological behaviour of brain tumour cells in vitro”, Neuropathology & Applied Neurobiology 27 (1), 2001, págs. 29-39.
  26. A.J. Puntuck, “Phase-II Study of Pomegranate Juice for Men with Prostate Cancer and Increasing PSA”, American Urological Association Annual Meeting, San Antonio, Texas, 2005.
  27. S.K. Manna, A. Mukhopadhyay y B.B. Aggarwal, “Resweratrol Suppresses TNF-Induced Activation of Nuclear Transcription Factors NF-íKappaý B, Activator Protein-1, and Apoptosis: Potential Role of Ractive Oxygen Intermediates and Lipid Peroxidation”, Journal of Immunology 154 (12), 2000, págs. 6509-6519.
  28. M. Kaeberlein, T. McDnagh, B. Heltweg y otros, “Substrate-specific Activation of Sirtuins by Resveratrol”, Journal of biology & chemistry 280 (17), 2005, págs. 17038-17045.
  29. P.M. Kris-Etherton, W.W. Harris y L.J. Appel, “Fish consumption, fish oil, omega-3 fatty acids, and cardiovascular disease”, Circulation 106 (21), 2002, págs. 2747-2757.