image

TALLER DE VENDAJES FUNCIONALES

Modificado en Marzo de 2015

Documento en PDF

INTRODUCCIÓN

Los autores queremos que este texto teórico sea lo mas práctico posible, por ello usaremos términos que podemos considerar no “del todo científicos” pero que nos permitan acercar el vendaje a nuestra práctica diaria en atención primaria. La idea es no escribir un libro ni una guía, por ello hemos centrado el tema en una descripción muy puntual de la parte general de los vendajes funcionales y hemos añadido imágenes didácticas que refuercen lo que hemos visto y tratado de aprender durante el taller.

Posiblemente existen muchas formas de realizar los vendajes funcionales, por lo que las técnicas que exponemos pensamos que son las más fáciles de realizar, al mismo tiempo que las más útiles para nosotros.

VENDAJES FUNCIONALES

Existen diferentes tipos de vendajes funcionales, que según su utilidad los clasificaremos en terapéuticos, preventivos y coadyuvantes. Los de mayor interés en atención primaria son los terapéuticos y a partir de este momento cuando hablemos de vendajes funcionales nos referiremos a estos.

Los vendajes funcionales constituyen un tipo de técnica de inmovilización muy selectiva, con unas indicaciones concretas, que permiten curar un tipo de lesiones concretas en el plazo más corto de tiempo y con un resultado más funcional, evitando las secuelas que producen las inmovilizaciones prolongadas.

Cada articulación y cada vendaje es un mundo.

Unos pretenden limitar selectiva y mecánicamente la movilidad de una articulación en el sentido del movimiento que afecta a las estructuras lesionadas de los tejidos periarticulares.

A través del vendaje funcional se colocan los diferentes elementos orgánicos lesionados en situación de acortamiento, lo que a la vez proporciona, además de una acción antiálgica.

Están basados en la aplicación de tiras adhesivas elásticas e inelásticas (tape), con objeto de impedir exclusivamente aquellos movimientos que afectan a las estructuras dañadas sin limitar el resto de movimientos. Conseguimos así facilitar la curación de una determinada lesión permitiendo al paciente no interrumpir su actividad. Al crear este "ligamento artificial" superpuesto al dañado se consigue proteger la estructura lesionada al tenerla relativamente inmovilizada, permitiendo a la vez la utilización de la articulación afectada y no mermando la actividad diaria del paciente.

Otros pretenden limitar la movilidad de la articulación lesionada, impidiendo unos movimientos y permitiendo otros, con lo que facilitamos la curación de la articulación sin producir atrofia neuromuscular en la articulación. O solo buscan estabilizar la articulación.

PROPIEDADES DE LOS VENDAJES FUNCIONALES

Estabilización mecánica:

El vendaje protege las estructuras cápsulo-ligamentosas estabilizadoras pasivas de las articulaciones. Dicha acción depende de la colocación de las tiras, y del número y longitud de las tiras activas. Así, a mayor número de tiras y con mayor brazo de palanca, obtendremos una mayor limitación funcional de la articulación. A mayor limitación funcional mayor será la acción antiálgica y antiflogística del vendaje.

Estimulación propioceptiva:

Al no tener una inmovilización completa de la zona, no se produce una atrofia muscular, y el arco de movimiento que permite el vendaje funcional ayuda a prevenir la aparición de atrofia muscular y anquilosis articular.

Acción esteroceptiva:

Las tiras adheridas a la piel se ponen en tensión si el paciente va a realizar un movimiento "peligroso" para el ligamento lesionado (al tirar de la piel actúan a modo de sistema de alarma).

Acción psicológica:

El paciente se siente protegido con el vendaje y, sobre todo, no se ve obligado a guardar un reposo invalidante obligatorio en el caso de yesos y escayolas. Igualmente, a la hora del manejo diario en la ducha, al subir escaleras, al sentarse en un vehículo, el vendaje funcional presenta infinitas ventajas frente a escayolado tradicional, ya que no se suelen precisar otros apoyos externos como muletas, cabestrillos, etc.

Acción propioceptiva:

Los vendajes incrementan el tono muscular de las estructuras subyacentes que actúan como protectoras de la lesión.

 

Valorado en conjunto, las principales ventajas de los vendajes funcionales son la rápida vuelta a la actividad laboral o deportiva, la mayor movilidad en la recuperación de la lesión y la menor atrofia muscular, además de la mejora de la calidad de vida del paciente. Por último, al retirar la inmovilización el dolor y dificultad de movimiento son menores con los vendajes funcionales.

 

INDICACIONES DE LOS VENDAJES FUNCIONALES

Los mejores resultados se logran en articulaciones distales, concretamente en muñeca, mano, y especialmente tobillo. En cadera, rodilla u hombro son más limitados.

Lesiones cápsulo-ligamentosas:

Se construye un ligamento artificial que refuerza el lesionado. Es aconsejable conseguir un acortamiento del ligamento lesionado para así facilitar su cicatrización y al mismo tiempo disminuir la sintomatología en el paciente.

Lesiones tendinosas:

El vendaje se dirige desde la zona muscular afectada hasta el hueso donde se inserta, sustituyendo al tendón lesionado de tal modo que cuando se contrae el músculo tracciona del vendaje y no del tendón.

Lesiones musculares:

Se trata de acortar e impedir el alargamiento del músculo lesionado para facilitar su cicatrización sin impedir totalmente su acción.

Lesiones articulares:

Dependiendo del tipo de articulación, podremos utilizar el vendaje funcional como un estabilizador de articulación (Rodilla).

  • Distensiones ligamentosas de 1er y 2º grado
  • Pequeñas roturas de fibras musculares
  • Pequeñas fisuras de huesos largos
  • Descarga de Tendinitis
  • Después de la retirada de yesos

CONTRAINDICACIONES DE LOS VENDAJES FUNCIONALES

En general son contraindicaciones del vendaje funcional las lesiones graves que necesiten una inmovilización estricta, como:

  • Fracturas óseas
  • Edema importante en la zona lesionada
  • Grandes roturas tendinosas, ligamentosas y musculares
  • Enfermedades de la piel como heridas, trastornos tróficos o dermatitis
  • Alteraciones vasculares arteriales o insuficiencia venosa
  • Hipoestesias cutáneas
  • Alergia al material adhesivo

CONSIDERACIONES AL REALIZAR UN VENDAJE FUNCIONAL

1) Antes de colocarlo:

  • La máxima estabilidad se consigue con un vendaje inelástico aplicado directamente sobre la piel, por ello la piel debe de estar limpia, seca y desengrasada con alcohol.
  • El vello debe eliminarse cuando se vende a diario.
  • Toda articulación vendada debe ser colocada previamente en una posición de máxima funcionalidad.

2) Durante la colocación:

  • La elección del material viene determinada por la técnica inmovilización o por la superficie a recubrir.
  • La colocación del segmento a vendar: Articulaciones en posición neutra o en acortamiento, los tendones distendidos y los músculos en posición acortada.
  • Los anclajes deben ser anchos para evitar solicitaciones cutáneas dolorosas.
  • Evitar el vendaje elástico continuo con tensión excesiva.
  • Protección de zonas críticas. Por razones de seguridad (heridas, varices, etc.), para disminuir roces y compresiones en general.
  • No hacer arrugas, sobre todo en las zonas de apoyo.
  • Usar el material necesario. A más venda menor confort.

3) Después de colocado:

  • Probarlo y rectificarlo si el paciente no se siente cómodo.
  • Es recomendable dar determinados consejos. Se debe revisar a las 48 horas, cambiarlo cada 4-5 días (cuando deje de ser eficaz) y valorar si disminuye el dolor.

4) Retirada:

  • Se realizará con tijeras tipo “pato” o de vendajes (EsmarchR o ListerR)
  • Es conveniente utilizar, antes de retirar el vendaje, de un liquido que disuelva el adhesivo (Tape removerR)

5) Después de retirado:

  • Limpiar la piel e hidratar.
  • Conocer la impresión del paciente.

ELEMENTOS BÁSICOS DEL VENDAJE FUNCIONAL

Almohadillado

Se utilizan para evitar el roce de zonas de riesgo o rebordes óseos y para ejercer compresión al objeto de favorecer la reducción del edema.

Soporte básico o prevendaje

Aplicable o no según presencia de vello o alergias

Anclajes

Se colocan en la región proximal y distal del vendaje. A ellas llegan y se fijan las tiras activas. Para no alterar el efecto mecánico del vendaje funcional deben ser poco extensibles en el sentido de tracción de las tiras/bandas activas.

Bandas activas (tirantes o estribos)

Su misión es descargar y limitar los movimientos de las estructuras correspondientes a los movimientos afectados en la zona lesionada, por lo tanto limita los movimientos antero-posteriores, laterales y de rotación, acorta y relaja las fibras musculares y ligamentosas.

Encofrado o Cierre

Dan firmeza y consistencia al conjunto, aumentando la fijación y la afinidad de los diferentes elementos del vendaje. Puede realizarse con vendas elásticas o inelásticas

APLICACIÓN PRÁCTICA DE ESTOS ELEMENTOS AL VENDAJE FUNCIONAL

Colocar la articulación lesionada en posición funcional , buscando un acortamiento de la estructura dañada

Vendaje con pretape de la zona a vendar, en el caso de tener una intolerancia al material adhesivo

Proteger las zonas sensibles con material de acolchado .

Colocación de las tiras de anclaje:
Son tiras de no elásticas, similares al esparadrapo, que se disponen perpendicularmente al eje del miembro. Se colocan formando un círculo incompleto en torno a la extremidad para no interrumpir el retorno venoso al cerrar el círculo.
Se coloca una tira de anclaje proximal y otra distal.Posteriormente sobre estas tiras de anclaje se agarrarán las tiras activas.

Colocación de las tiras activas:
Deberán ir paralelas al eje de la lesión. Van desde una tira de anclaje a otra. El número de tiras irá en función del grado de inmovilización deseado.

Encofrado:
Se colocan tiras sin tensión cubriendo las tiras activas para afianzarlas y protegerlas, quedando toda la zona lesionada "encofrada" desde una tira de anclaje hasta la otra.

Comprobar la comodidad del paciente al realizar algún movimiento. En el caso de vendar un tobillo es importante en este momento aprovechar para corregir cualquier defecto en el patrón de marcha como apoyos deficitarios, contracturas - cojeras. Se vigilará que no aparezcan a rrugas en el vendaje y se recordarán los signos de alarma de alteración vascular que tendrá que vigilar hasta la próxima revisión a los 5 días.

En cada revisión se renueva el vendaje ya que su duración no supera los 5 días . Se retira con tijeras de pico de pato, teniendo cuidado en no lesionar la piel del paciente y no pasar justo por encima de la lesión. Se comprueba la evolución de la lesión además de vigilar trastornos cutáneos. Si se decide reponer el vendaje, se puede realizar permitiendo una mayor movilidad al poner un número menor de tiras activas. El marcador más importante de la evolución favorable es la disminución del dolor.

IMÁGENES DE LAS TÉNICAS DE VENDAJE FUNCIONAL: ESGUINCE DE TOBILLO

El esguince de tobillo se presenta en un porcentaje cercano al 99% en el ligamento lateral externo.
El vendaje del tobillo es único, pero podía ser considerado como el ejemplo de vendaje utilizable en “articulaciones de flexo-extensión limitada de carga”.

Materiales utilizados:

  • Venda adhesiva rígida (tape) de 4 centímetros de anchura
  • Venda adhesiva elástica (tipo tensoplast) de 7,5 centímetros de anchura
  • Venda elástica selfix de 10 centimetros

 

Técnica

 

Iniciamos colocando el pié en una posición neutra de 90º. Dicha posición es difícil de mantener, ya que la articulación se tiende a relajar, a no ser que contemos con ayuda externa, ya sea de un compañero o del propio paciente

Para ello usamos una venda que fijamos en los dedos de pie y que hacemos que la paciente tense cuando ponemos las tiras activas del vendaje

Vendaje 1

Colocaremos las tiras de anclaje, con venda elástica inextensible. La distal a la altura de la articulación metatarsofalangica del pie y la proximal a nivel del fin del músculo gemelo o inicio del tendón de Aquiles. Las tiras quedan abiertas en su cara posterior.

Se podrían colocar almohadillado a nivel del tendón de Aquiles y de los maleolos.

A continuación y con el tobillo en flexión de 90º (solicitar ayuda del paciente) se colocará la primera tira activa longitudinal que pase por el talón y se inserte a cada lado de la tira de anclaje proximal. Se fija con una nueva tira de anclaje para que no resbale.

Vendaje 2

Se coloca una tira activa transversal que pasando por el talón se inserte en la tira de anclaje distal. Se fija con una tira de anclaje.

Estas tiras activas se pueden repetir varias veces, lo habitual es dos o tres veces, haciendo que la nueva se superponga a la anterior en al menos un tercio, y siempre se fijan posteriormente con nuevas tiras de anclaje.

Podemos añadir tiras de anclaje más o menos complicada.

Vendaje 3

La más importante es aquella que partiendo del dorso del pie pasa por el talón y se inserta en la tira de anclaje del lado lesionado. Se colocan 2 ó 3 tiras abriendo la inserción en el anclaje proximal. Recordar que para hacer estas inserciones es necesario que el ayudante tracciones el pié manteniéndolo a 90 º y que cada una sea reforzada con una tira de anclaje.

Vendaje 4

Posteriormente se realiza el encofrado con venda adhesiva elástica, que permitirá dar solidez y estabilidad al vendaje. Se colocan tiras desde la parte proximal del vendaje, haciendo que cada una se superponga en la mitad a la anterior y no cerrándola por la parte trasera, dejando libre al tendón de Aquiles.

Vendaje 5

Al llegar al tobillo deben dejar libre el eje de flexión de este, liberando la articulación tibio-peroneo-astragalina, para no limitar el movimiento de flexo-extensión del tobillo. Si no es posible hacerlo directamente se utilizará una “técnica de tijeras” 1 que permita liberarlo.

Veremos que el encofrado hace que las tiras activas realicen de manera más efectiva su función.

Vendaje 6

Al finalizar observamos como la articulación presenta un vendaje que le permite la mantener su movilidad, fijando y acortando el ligamento afectado, para facilitar su curación y manteniendo libres las estructuras que pudiesen comprometer la recuperación, como el tendón de Aquiles

Vendaje 7

Como refuerzo externo, para evitar que se levante y se mueva, y mejora visual podemos recubrir el vendaje con venda selfix.

Vendaje 8

Recordar cambiar o renovar el vendaje, tras comprobación clínica, a los 5 días.

Ejemplos:

Resumen de técnica del vendaje funcional de tobillo en imágenes

Vendaje 9 Vendaje 10
Vendaje 11 Vendaje 12
Vendaje 13 Vendaje 14
Vendaje 15 Vendaje 16
Vendaje 17 Vendaje 18
Vendaje 19 Vendaje 20

IMÁGENES DE LAS TÉNICAS DE VENDAJE FUNCIONAL: ESGUINCE DE RODILLA

El esguince de rodilla, al contrario que el de tobillo, puede ser bilateral, pero se presenta en un porcentaje mayor, cercano al 80% en el ligamento lateral externo.

El vendaje de rodilla pude ser considerado como el ejemplo de vendaje utilizable en “articulaciones de flexo-extensión amplia” en articulaciones de carga y al contrario que en el caso del tobillo, donde podemos realizar acortamientos de ligamentos, en este lo que importa es reforzar el área lesionada y estabilizar el juego articular.

Materiales utilizados:

  • Venda adhesiva rígida (tape) de 4 centímetros de anchura
  • Venda adhesiva elástica (tipo tensoplast) de 7,5 ó10 centímetros de anchura (dependiendo del tamaño de la rodilla)
  • Venda elástica selfix de 10 centimetros

Técnica

Hemos de colocar la rodilla en una posición neutra de 30º.

Colocaremos las tiras de anclaje, con venda inextensible o extensible, como hemos visto en el video. La distal al inicio de la masa gemelar o tercio medio de pierna y la proximal a nivel del fin del músculo bíceps crural o tercio medio de muslo. Las tiras pueden ser circulares y quedar cerradas en su cara posterior, pero hemos de evitar que compriman el conjunto tendinoso del hueco poplíteo

Vendaje 21

A continuación se colocará la primera tira activa que vaya de lado “sano” al lado “enfermo”, cruzando la rodilla por encima del área del ligamento lesionado, y dirigiendo a la cara posterior de la rodilla se inserte en el lado “sano”. Es importante recordar que estos vendajes permiten insertarse sobre una venda de anclaje y girar hasta en 90º. Para evitar las arrugas se pueden realizar pequeños cortes para retirar el tejido sobrante previamente fijado.

Vendaje 22

La segunda tira de activa parte de la tira de anclaje del lado “enfermo” y pasando por encima del área del ligamento lesionado cruza la rodilla hacia el lado “sano” fijando a la anterior tira activa. Se fijan, ambos lados, con unas nuevas tiras de anclaje para que no resbale el vendaje. Estas tiras activas se pueden repetir varias veces, lo habitual es dos o tres veces, y siempre se fijan posteriormente con nuevas tiras de anclaje.

Vendaje 23

Posteriormente se realiza la fijación con venda adhesiva elástica, que permitirá dar solidez y estabilidad al vendaje. Se colocan tiras circulares desde la parte proximal del vendaje, haciendo que cada una se superponga en la mitad a la anterior. Hemos de dejar libre la rótula y el hueco poplíteo.

Vendaje 24

Vemos como la articulación presenta un vendaje que le permite la mantener su movilidad, fijando y estabilizando el ligamento afectado, para facilitar su curación y manteniendo libres las estructuras que pudiesen comprometer la recuperación como la rótula y el hueco poplíteo. Como refuerzo externo y mejora visual podemos recubrir el vendaje con venda selfix.

Vendaje 25

Recordar cambiar o renovar el vendaje, tras comprobación clínica, a los 5 días.

Ejemplos:

Resumen de técnica del vendaje funcional de la rodilla en imágenes

Vendaje 26 Vendaje 27
Vendaje 28 Vendaje 29
Vendaje 30 Vendaje 31
Vendaje 32 Vendaje 33
Vendaje 34 Vendaje 35
Vendaje 36 Vendaje 37

IMÁGENES DE LAS TÉNICAS DE VENDAJE FUNCIONAL: RIZARTROSIS Y TENDINITIS DE DEQUERVAIN

La rizartrosis o artrosis de la articulación metacarpo-falángica del primer dedo y la tendinitis de Dequervain es la inflamación del tendón del músculo extensor largo del pulgar.

La técnica de vendaje es la misma, la única variación es cruzar las tiras activas sobre la articulación, que es más distal o sobre el tendón que es más proximal.

Los vendajes de estas alteraciones puede ser considerados como un ejemplo de vendajes utilizable en “tendinitis” donde lo importante es evitar la flexión del tendón manteniéndolo en una situación de estabilidad que permita el reposo del tendón buscando su efecto antiinflamatorio.

Materiales utilizados:

  • Venda adhesiva rígida (tape) de 2,5 ó de 4 centímetros de anchura
  • Venda adhesiva elástica(tipo Tensoplast) de 5 centímetros de anchura

Técnica

Hemos de colocar el pulgar en una posición neutra de 30º.

Colocaremos las tiras de anclaje, con venda adhesiva inextensible. La distal al inicio de la falange proximal del primer dedo y la proximal a nivel de la muñeca, en el caso de la rizartrosis, ó del tercio distal del antebrazo en el caso del Dequervain. Las tiras pueden ser circulares y quedar cerradas en su cara posterior.

Vendaje 38

A continuación se colocará la primera tira activa, que hemos de prepara previamente con técnicas de tijeras para reducir la anchura de esta, que vaya de la cara interna del anclaje del dedo a la cara externa del anclaje de la muñeca y otra de la cara externa del anclaje del pulgar a la cara interna del anclaje de la muñeca. Ambas se cruzarán a nivel de la articulación o del tendón.

Se fijan, ambos lados, con unas nuevas tiras de anclaje para que no resbale el vendaje. Es importante, en el caso del dedo, no comprimirlas demasiado para evitar un compromiso vascular.

Estas tiras activas se pueden repetir varias veces, lo habitual es dos o tres veces y siempre se fijan con nuevas tiras de anclaje.

Vendaje 39

Posteriormente se realiza el encofrado con venda adhesiva elástica, este se realiza con una venda del tamaño de la distancia entre ambos anclaje a la cual le realizamos una “técnica de tijera”2 para abrirla por la mitad hasta más o menos la mitad de la tira de anclaje.

Este tipo de técnica permite realizar, primero un anillo de fijación inferior sobre el dedo y, posteriormente, un anillo de fijación sobre la muñeca, con simplemente variar la disposición del encofrado.

Vendaje 40

El encofrado permitirá dar solidez y estabilidad al vendaje, evitando la flexión de la estructura lesionada y manteniéndola en una situación de reposo.

Vendaje 41
Vendaje 44

Recordar cambiar o renovar el vendaje, tras comprobación clínica, a los 5 días.

Ejemplos:

BIBLIOGRAFÍA

  1. Neiger, H. Manual de Vendajes funcionales. Paris. Ed Masson 1990.
  2. Jurgen, H; Asmussen, PD. Técnicas de vendajes, volumen I. Colombia. Editorial Iatros. 1992.
  3. Jurgen, H; Asmussen, PD. Técnicas de vendajes, volumen II. Colombia. Editorial Iatros. 1992.
  4. Fernández de Sousa-Díaz, P. Manual del vendaje funcional. Tobillo y pie. Madrid. Área científica de Menarini. 1993.
  5. Martínez Olivan L. Vendajes funcionales. Inmovilización funcional selectiva. Barcelona. Ed A. G. Stadium, SA. 1992.
  6. Roces Camino, JR; Fernández Martín C. Vendajes funcionales. Aplicación en salud laboral

1“Técnica de tijeras” consiste en utilizar estas para cortar los vendajes , permitiendo liberar estructuras o dar forma a los vendajes para mejorar su adherencia.Este caso se recortará el enconfrado para liberar la articulación

2Este caso se recortará el enconfrado linealmente, hasta la mitad, para crear dos anillos de fijación a las tiras de fijación y activas

 

Compartir artículo: