image

Técnica de infiltración de las tendinitis

Podemos utilizar esta técnica para realizar la infiltración de los siguientes tipos de alteraciones:

HOMBRO:
  • Tendinitis bicipital
  • Tendinitis supraespinoso
CODO:
  • Epicondilitis
  • Epitrocleítis
MANO Y PULSO:
  • Tenosinovitis de Dequervain
  • Dedo en gatillo
RODILLA:
  • Bursitis anserina
PIE:
  • Tendinitis aquilea

Pasos a seguir

  1. Búsqueda del punto del dolor.
  2. Asepsia con Betadine® con la técnica de ampliación centrifuga del círculo.
  3. Anestesia puntual con anestésico, usando una jeringa de insulina cargada con anestésico, a unos 1,5 a 2 centímetros del punto de dolor (tamaño de la aguja subcutánea).
    Con aspiración previa a infiltrar para evitar punciones sanguíneas.
  4. Pellizco para separar las estructuras superficiales de las profundas.
  5. Infiltración de la mezcla de infiltración (anestésico y corticoide de depósito en proporción 1:1).
    Normalmente esta infiltración se realiza en abanico, sobre todo si la zona presenta varios grupos tendinosos (como la epicondilitis).
  6. En algunos casos se puede realizar un vendaje funcional u ortesis para favorecer la curación, como en el caso de las epicondilitis o la tendinitis de DeQuervain.

Material necesario

  • Aguja de 0,8 x 40 mm (verde, intramuscular)
  • Jeringa de 10 ó 20 ml
  • Anestésico
  • Mezcla de infiltración: Corticoide de depósito y líquido anestésico en proporción 1:1

Compartir artículo: