image

Sección coordinada por el Dr. Javier Maestro Saavedra. CS Elviña-Mesoiro. (A Coruña)

En el apartado de cuidados paliativos la vía subcutánea es utilizada para la administración de medicaciones y de líquidos, en situaciones donde no es posible la utilización de otras vías, como la vía oral, o para conseguir un mejor control del paciente en situaciones complicadas como las convulsiones, hemorragia, vómitos, etc.

CONTRAINDICACIONES

  • Estados de Shock
  • Coagulopatía grave
  • Anasarca

MATERIAL NECESARIO

  • Aguja tipo palomita 21 - 27 G. de visel medio
  • Gasas estériles
  • Tiras adhesivas
  • Apósitos transparentes
  • Jeringas y/o bombas de infusión
  • Suero fisiológico
  • Solución antiséptica
  • Guantes

TÉCNICA

  • Zonas de punción (si es necesario rasurar)
  • Cara anterior del tórax
  • Pared abdominal anterior (zona más adecuada para grandes volúmenes)
  • Región deltoidea
  • Cara anterior de los muslos
  • Región escapular en paciente agitado
Tratar de evitar:
  • Zonas de piel irradiada, dañada, edematosa, inflamada o ulcerada
  • Tejido mamario

MÉTODO DE COLOCACIÓN

  • Desinfectar la zona con solución antiséptica
  • Pellizcar la piel produciendo un pliegue
  • Insertar la palomita con un ángulo de 45º en el tejido celular subcutáneo
  • Fijar con apósito transparente (visualización de zona de punción)
  • Hacer un bucle con el tubo de extensión y fijarlo, para evitar tracciones
  • Comprobar que la vía es permeable con suero fisiológico

Revisar la zona de inserción para detectar alteraciones locales que comprometan la destilación del medicamento, la descolocación de la aguja, etc.

SÍNTOMAS TRATABLES POR VÍA SUBCUTÁNEA

  • Dolor
  • Agitación
  • Nauseas, vómitos y diarrea
  • Secreciones excesivas
  • Convulsiones
  • Disnea y tos
  • Hipertensión intracraneal
  • Fiebre
  • Sudoración

MEDICAMENTOS COMÚNMENTE UTILIZADOS EN CUIDADOS PALIATIVOS


FÁRMACOS INDICACIÓN PRESENTACIONES DOSIS EN 24 HORAS
N-butilbromuro de hioscina
  • Estertores
  • Secreciones respiratorias
  • Obstrucción intestinal
Ampolla de Buscapina R: 1ml (20 mg/ml) = 20 mg 20 mg/ 4-6 horas

Cloruro mórfico

Fotosensible

  • Dolor
  • Disnea
  • Tos
  • Diarrea
Ampollas de:
  • 1 ml 1% = 10 mg
  • 1 ml 2% = 20 mg
  • 2 ml 2% = 40 mg
Si ha recibido opioides: 0,5 mg/kg/día cada 4 horas. Si recibe morfina oral pautar la mitad de la dosis y si la recibía parenteral igualar la dosis.

Midazolam

  • Convulsiones
  • Sedación
Ampollas de Midazolam ó Dormicum R: 3 ml (5mg/ml) = 15 mg

De 10 -15 mg / 24 horas en 6 dosis (cada 4 horas).

Si convulsión 10 mg, si no cede repetir.

Para sedación: bolo inicial de 15 mg y luego dosis individualizada.

Haloperidol

Fotosensible

  • Nauseas y vómitos
  • Agitación
  • Delirio
Ampolla de 1 ml de Haloperidol R 5mg/ 1ml.

Vida media de 8 a 12 horas.

Como antiemético: 12,5-20 mg/ 24 horas

Resto: 5-30 mg/día

Levomepromacina

No mezclar

  • Delirio
  • Agitación

Ampolla de Sinogan R de 1 ml

1ml (25mg/ml) = 25 mg
12,5 – 25 mg/ 24 horas repartido en 2 dosis

Dexametasona

Fotosensible

Se puede mezclar solo con morfina.

  • Dolor
  • Disnea
  • Astenia-Anorexia
  • Vómitos
  • Compresión medular
  • Obstrucción intestinal

Ampolla de Fortecortin R de 5 ml:

5 ml (8mg/ml) = 40 mg.
Individualizar según indicación

Diclofenaco

No mezclar

  • Dolor
  • Fiebre

Ampolla de Voltaren R :

3 ml (25 mg/ml) = 75 mg

Vida media 8 horas

75-150 mg/ 24 horas.

Ketorolaco

No mezclar

  • Dolor
  • Fiebre

Ampolla de Droal R ó Toradol R de 1 ml

1 ml (30 mg/ ml) = 30 mg

Vida media 8 horas

Dosis máxima de 90 mg/24 horas

Tramadol

  • Dolor

Ampolla de Tramadol de 2ml

2ml (100 mg/ml) = 200 mg

Vida media 6-8 horas

100-400 mg/ 24 horas

Metoclopramida

  • Nauseas
  • Vómitos de origen periférico
  • Estasis gástrica por compresión tumoral

Ampollas de Primperan R de 2 ml

2ml (5 mg/ml) = 10 mg

Vida media 4-6 horas

30-60 mg/ 24 horas

La duración de la vía con palomita es de 5 a 7 días, salvo por la aparición de dolor, induración, hemorragia, eritema o infección.

ADMINISTRACIÓN SUBCUTÁNEA DE FARMACOS

Existen dos sistemas de administración de estos: en bolos o en infusión subcutánea continua

Administración en bolos o administración intermitente

Si utilizamos la palomita con un solo fármaco deberemos dar la primera dosis con 0,6 ml más de fármaco (que es la cantidad residual del tubo de extensión) ó lavar con suero fisiológico el tubo al terminar o cada vez que administremos un fármaco si utilizamos varios fármacos.

Hay que evitar volúmenes superiores a 2 mililitros por bolo. En caso de volúmenes mayores colocar más palomitas.

Administración en infusión subcutánea continua

Se obtiene unos niveles plasmáticos de la medicación más estables, además de permitir la combinación de medicamentos. Puede combinarse con la intermitente.

Para ello utilizaremos las bombas de infusión, que pueden ser: elásticos, mecánicos o eléctricas, ó por microgoteo.

Utilizar suero fisiológico para su preparación.

Se puede administrar hasta 5 cc por hora.

No administrar junto a otros medicamentos dexametasona o ketocorolaco.


Se recomienda no mezclar más de tres medicamentos por la posibilidad de precipitación o inestabilidad.

Las mezclas más utilizadas en paliativos de tres medicamentos son:

  • Para la agonía: Morfina, N-butilbromuro de hioscina y midazolam
  • Para el síndrome de oclusión intestinal: Morfina, N-butilbromuro de hioscina y haloperidol

HIPODERMOCLISIS

Es la administración de líquidos y electrolitos al espacio subcutáneo.

La hidratación es sencilla y exenta de complicaciones, pero limitada a que la deshidratación provenga de una causa potencialmente reversible.

Las zonas de punción recomendada son la zona pectoral, deltoidea y el abdomen (la más utilizada).

Se puede hidratar con suero fisiológico y glucosalino. No administrar suero glucosado.

Los pacientes con cáncer avanzado no precisan de grandes volúmenes para su hidratación, entre 1000 y 1500 ml al día suelen ser suficientes para mantener una diuresis adecuada. Debemos adaptar estas al nivel de actividad y bienestar del paciente. El flujo debe oscilar entre los 20 y los 120 cc/hora.

BIBLIOGRAFÍA

De Miguel Sánchez C, Riestra Fernández A, Molina E. Vía subcutánea: Indicaciones y manejo. JANO, 2009; 1724: 23-25

Corrales E, Porta J. Uso de la vía subcutánea. En: Porta J, Gómez-Batista, Tuca A, editores. Control de síntomas en pacientes con cánceres avanzados y terminal. 1ª ed. Madrid: Arán ediciones; 2004: 271-7

De Miguel C, López A, Arcos J, Riestra. Colocación de una vía subcutánea. AMF. 2006;2:244-6

De Miguel C, López A. EL médico. Formación acreditada on-line 2006-07. Disponible en www.elmedicointeractivo.com

Back I. Palliative Medicine Handbook (Internet). http://book.palicare.info

Sánchez Y, Fornos A. Vías de administración de fármacos y cuidado de accesos venosos. En González M, Ordoñez A, Feliu J, Zamora P, Espinosa E. Tratado de medicina paliativa y tratamiento de soporte del paciente con cáncer. 2ª ed. Buenos Aires; Madrid. Panamericana. 2007:661-676.

Sociedad Española de Cuidados Paliativos. Guía de Cuidados Paliativos (libro electrónico), SECPAL. http://wwwscpal.com/guiacp

Descargar PDF PDF_icon

Compartir artículo: